FANDOM


 
Gametitle-FNV LR
Gametitle-FNV LR

Los Registros de Ulysses son una serie de 6 holodiscos en el complemento de Fallout: New Vegas: Lonesome Road.

Localizaciones

Sección transcluida de Odisea de Ulysses. Para cambiarla, por favor edite la página transcluida.
  • Registro de Ulysses: Y-17.17 - Al este del Tejado de la torre Sunstone, después de detonar la cabeza nuclear para continuar, gira a la derecha hacia la entrada en el edificio que conduce a la Cueva del Abaddon. A tu izquierda debes ver un edificio acostado sobre tu lado, junto a un letrero de neón que dice "Saturnita". El edificio en cuestión tiene un signo blanco de la bandera del viejo mundo en su techo. El holodisco está en la planta superior, al final, debajo de un colchón.
  • Registro de Ulysses: Y-17.22 - Justo al final de la High Road por la Zona de descanso de Junction 7 donde la calle termina. Debes ver un contenedor de carga larga en alto que sobresale por debajo del túnel derrumbado. Sube por las rocas para llegar al camión de vuelta, gira a la derecha. Debes ver el humo de una fogata. El holodisco está directamente al sur de la fogata, apoyado contra una pared de roca. Aclaración: Si ya encontraste la Zona de descanso de Junction 7, entonces haz un viaje rápido allí. Probablemente serás atacado por excarvadores y un par de sanguinarios así que prepárate. Una vez que los hayas despejado, diríjete hacia el este hacia la señal verde, blanca y roja de "Smitty's", que conduce hacia una carretera inclinada. Notarás el recipiente naranja y blanco justo a su derecha cuando te aproximas al nivel de la calle. Sube las rocas. Debes ver el humo que viene de la derecha del contenedor. El holodisco está allí.
  • Registro de Ulysses: Y-17.23 - A medio camino entre el Tejado de la torre Sunstone y el suelo. Al bajar del techo, la estructura metálica oxidada conducirá a una pequeña habitación con escaleras que conducen hacia abajo. No sigas por las escaleras. La estructura oxidada sigue fuera de esa habitación, formando un puente a otra habitación marcada por una bandera azul del Viejo Mundo. Dirígete a la sala marcada por la bandera y busca una caja fuerte bloqueada que esta en la pared. El holodisco está en el escritorio frente a la caja fuerte.


Transcripciones

Registro de Ulysses: Y-17.15

Transcript

... aquí estoy otra vez. Dejé atrás ese cráter. Me quedan unas cuantas holocintas, las del centro médico. La mujer... arregló la grabadora. Dijo que no duraría; era el pago por arreglarla a ella. No le gustan las deudas, lo respeto. Suficiente compensación, justo para oír a alguien que cree en la Hermandad del Acero. No Elijah. Distinta perspectiva. Misma locura. Me dio respuestas sobre su filosofía, su forma de ver los caminos que transitan. Puntos muertos. Vacíos. Como si la tecnología pudiera resolver algo. El Gran Vacío es la prueba de adonde lleva ese camino. Como la Divisoria y todos los caminos que conducen a ella.

Registro de Ulysses- Y-17.15

Registro de Ulysses: Y-17.15 grabación de audio

Registro de Ulysses: Y-17.16

Transcript

El Gran Vacío... Hay algo oculto allí, un cráter, tras el viento y la arena, tan hundido en el desierto que no hay vuelta atrás. Hallé el cráter por accidente, seguía los patrones del clima. El cielo de la Divisoria rasgado de esa forma, violencia humana, no la de la naturaleza. Esa violencia del cielo tenía un origen. Busqué su rastro. Fue como seguir la corriente de un río. Dejé los colores para indicar el camino, como siempre, por si alguien los encuentra, para que los siga... Puede que el mensajero. Cuando pensaba que la arena y el viento nunca acabarían... me topé con el cráter. Y allí... allí había unas instalaciones del antiguo mundo, una estación meteorológica, en el borde, arañando el cielo con electricidad y generadores. Y más allá... vi el resto del infierno del antiguo mundo, repartido en cuadros de tierra. Tenía que ver lo que no había allí, no pude resistirme. En el Gran Vacío dormían cosas, la Hermandad las despertó. No se podían mover silenciosamente, no más que el oso de dos cabezas. Y cuando las despertaron, fue como si toda la historia lo hiciera a la vez. Casi no lo consigo. Casi. Me quedé con respuestas que nunca busqué.

Registro de Ulysses Y-17.16

Registro de Ulysses: Y-17.16 grabación de audio

Registro de Ulysses: Y-17.17

Transcript

¿Alguna vez has querido hablarle a la historia, solo para saber sus motivos? Yo no. Ya no. Hay viejas historias sobre dioses y hombres, historia pasada, mitos en los que los dioses son como niños... petulantes, crueles. Esas eran las voces del Gran Vacío, el pasado. No podía dejarlas tranquilas, tenía que preguntar. Tenía que preguntar por qué. Sus respuestas eran locura. Y poder, más fuertes que yo, harían falta cien Elijah... o alguien más duro que él o que yo para batirlos en su Cúpula. No sabían por qué estaban allí, cómo habían llegado a ese punto; sus nombres... como serpientes devorándose a sí mismas, a sus propios pensamientos. Cuando todo parecía perdido, pensaba que era el final... mi ira me dio fuerzas para hacerles mi última pregunta. ¿Quiénes sois que no conocéis vuestra historia? Y despertaron. Por breve tiempo. La bandera que llevas, me dijeron, la recordamos. América. No solo era una bandera para ellos... era un lugar, una idea que les había importado. Hace tiempo. Me hablaron de cómo era crecer en aquel mundo... odo lo que habían hecho para levantarlo... para protegerlo. No sabían que había desaparecido, que... sin embargo, en su día les importó. Antes de olvidar su historia. Mientras hablaban... seguían viendo la sombra del mensajero detrás de ellos, dando peso a sus palabras. La historia rechazada... el hogar abandonado. Escuhé. Pregunté. ¿No quedaba nada? ¿Nada que aún llevara la voz de América? Y me dijeron que yo ya había estado allí. Yo... y el otro, adentrándonos en la historia más de lo que sabíamos. Me dijeron lo que había en el corazón de la Divisoria, lo que allí podía encontrarse. Y las palabras para su despertar y quien tenía que decirlas.

Registro de Ulysses Y-17.17

Registro de Ulysses: Y-17.17 grabación de audio

Registro de Ulysses: Y-17.21

Transcript

Vacío aquí, como las arenas del Gran Lago Salado, ecos. Redoble en el cielo de la Divisoria... como tomertambores de los Piernas Blancas. Corrí con ellos por los lechos de sal, con órdenes de César de... cortar las gargantas del oso de dos cabezas, de aislar a todas las comunidades. De usar la tormenta, el cielo. La enfermedad, el fuego, el hambre... y la violencia del ignorante para arruinar... todo lo que pudiera oponerse a él. Pero los Piernas Blancas no podían vivir po sí mismos, como la mayoría de carroñeros. Así que les dio un propósito: convirtió su hambre en un arma. Los muros de New Canaan... demasiados altos para César. Demasiado orgulloso, quizá. O quizá algo de su pasado necesitaba morir. El recuerdo de Graham. Ayudé a desenterrar alijos de Canaan y otros secretos ocultos en las arenas: búnkers llenos de poderosas armas que hasta la Hermandad desearía. Las llamaban tormetambores y disparaban proyectiles. Les enseñaron el poder de los casquillos... para canalizar los espíritus de sus armas. A mí me llamaban... el Abanderado. Gloria en mi mano, en mi bastón que aún llevaba el peso del antiguo mundo al igual que el símbolo en mi espalda. Aprendí a usar sus armas como forma de respeto. Y cuando les tocó a ellos el turno de mostrármelo a mi... la historia reapareció de repente. No se puede escapar de lo que se ha hecho. La historia esta ahí... no importa lo lejos que vayas.

Registro de Ulysses Y-17.21

Registro de Ulysses: Y-17.21 grabación de audio

Registro de Ulysses: Y-17.22

Transcript

Caminé por el Gran Lago Salado siendo los ojos de César y, luego, su mano. Chuchos allí, de dos y cuatro patas. Vi los muros de New Canaan, carroñeros cercándola... carecían de fuerza para tomarla. Demasiado alta y fuerte. Los Piernas Blancas nacieron para la guerra, se lenzan a ella, sedientos de batalla... Pero su sed formará parte de la historia, de algo mayor. Como la legión. Como siempre, les trajo un mensaje... de César. Si New Canaan arde, César podría verlos. Podría. Hasta la posibilidad era una mentira. Para honrar a César, había que destruir la historia de New Canaan y su forma de llevarla, en sus generaciones y su familia. César respeta esa fuerza, les dije. Era verdad, aunque fuerza no fuera la palabra. Obediencia. Debéis estar dispuestos a matar a todos: niños, madres, mayores, débiles... Si los neocanaanitas valoran las generaciones, eso es lo que debéis matar. Es como si Vulpes hablara a través de mi. Usar la noche, el silencio y el fuego para tornar sus palabras en súplicas, en gritos. No hacen falta bombas si se puede utilizar el odio. Pedí a los Piernas Blancas que destruyeran un pueblo con ancestros que se remontaban a miles de años... Otra historia de muerte perdida en el tiempo. Los neocanaanitas... suministraban medicinas, alimentos, comerciaban con otros. La civilización, una mano del pasado, no historia... pero a lo mejor un pasado más profundo, más lejano que aquel, hasta un lugar donde este Dios... realmente existiera. En tal caso, este trabajo y la gente pertenecen a otro lugar, no a este. Otro símbolo, como el oso y el toro, sin significado en el presente.

Registro de Ulysses Y-17.22

Registro de Ulysses: Y-17.22 grabación de audio

Registro de Ulysses: Y-17.23

Transcript

Los Piernas Blancas... querían mostrar respeto, sobornarme para conseguir el favor de César, imitando gestos y palabras... Les mostré alijos de tecnología, les enseñé el uso de la pólvora, hablé del orgullo que sentía César por quienes usan esas cosas... Mentiras. Y... y luego... ellos trataron de honrarme a mí, no a la legión. Una noche me llevaron ante la lumbre, me mostraron cómo habían cambiado, cómo llevaban el pelo ahora. Fue como ver a mi tribu muerta a la luz de la hoguera, dientes rojos sonriendo en la oscuridad, cadáveres ansiosos, fantasmas cubiertos de sangre. Ellos... se habían hecho trenzas como las mías, a la manera de los Cabellos Trenzados, como para mostrarme que eran como yo, parte de mí... pero cada uno de sus nudos hablaba de violación, violencia e ignorancia de lo que representaban. Creyeron mostrar respeto. Lo profanaron. Me perdí intentando leer sus trenzas y entonces recordé que no les habían dado sentido. No tenían historia de lo que significaban. Ni siquiera sabían el insulto que suponían sus trenzas, sus nudos... Y al verlos así, Dry Wells me volvió de repente a la memoria...Fue como ver la muerte de mi tribu, como fantasmas, llenos de odio, hambrientos, doblegándose ante César. Otra historia... que fue, que llevo yo solo.

Registro de Ulysses Y-17.23

Registro de Ulysses: Y-17.23 grabación de audio

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.